Veracruz, la casa de las picadas jarochas

Veracruz, la casa de las picadas jarochas

En la tierra de los antojitos mexicanos, los más suculentos y deliciosos están Veracruz, ir y no probar algunos de sus platillos típicos puede ser prácticamente un pecado y amerita el exilio de nuestro país (bueno, solo estamos exagerando un poco).

El menú Veracruzano es muy variado, encuentras desde mariscos hasta las aves (pollito y así) y existen unos antojitos que son la estrella de cualquier hogar o restaurante veracruzano: las picadas jarochas.

Tal vez la forma de las picadas les recuerde a los sopes, pero son platillos completamente diferentes, desde la preparación de la masa, hasta los acompañamientos de la misma.

La picada es un producto verdaderamente artesanal. Para elaborarlas, se necesita masa fresca, manteca, una salsa al gusto, queso fresco, cebolla y un comal precalentado.

Las picadas son de masa de maíz, que una vez aplanadas, las orillas se pellizcan para crear un ligero borde para que la salsa no escurra, es de ahí que toma el nombre de ‘picadas jarochas’.

Una vez que está hecha la forma, se coloca sobre un comal para que se cuesan, a diferencia de los sopes que se fríen en aceite.

La magia llega a tu paladar cuando las salsas bañan tu picada recién salida del comal.

Las salsas más utilizadas para acompañar este manjar son: la de tomate (para los niños y personas que comen sin picante), la ranchera (elaborada con tomate, chiles de bajo picor, cilantro y cebolla), verde (de tomate verde con chiles) y chipotle (altamente picosa).

En la salsa no termina la preparación, ya que se añade cebolla picada y queso añejo o fresco, lo que le da un sabor aún más especial.

Algunas personas cocinan este platillo acompañado de otros ingredientes como pollo, carne, chorizo o frijoles.

Estos antojitos son perfectos para abrir el apetito en cualquier reunión, comida o desayuno, o simplemente como plato principal para satisfacer los antojos con diferentes salsas, ya sea roja, verde, ranchera, de mole o hasta de chipotle, lo importante aquí es que la masa esté fresca, pellizcada y recién salida del comal.

Se cocinan en todo el estado, sin embargo, en la costa central (Veracruz – Boca del Río) es donde cada mañana las familias desayunan este antojito, que inclusive forma parte del mayor número de pedidos en restaurantes locales, mercados y antojerías que las venden a un precio menor a 6 pesos por pieza.

 

Que estas esperando güero, lánzate a Veracruz y disfruta de unas picadas por tu cuenta.

 

Referencia: Exelsior

Compartir: