Tacos Extraños: tacos de insectos que puedes comer en México.

Aunque muchos piensen que están descubriendo el hilo negro al consumir tacos extraños, los primeros registros de la ingesta de tacos de insectos data desde mucho tiempo antes de la llegada de los españoles al continente americano. La tradición sigue vigente al día de hoy, la cual resulta una experiencia obligada para los miles de turistas que nos visitan cada año, e inclusive mexicanos de otras regiones del País.

Los orígenes.

La historia nos cuenta que alrededor del año 7000 a.C., al escasear distintos animales de la región, se comenzó el cultivo de especies vegetales y el insumo de distintos insectos y flores.

Cuando los aztecas estaban en búsqueda de la tierra prometida que formaría el día de hoy el territorio mexicano, habitaron durante algún tiempo el cerro de Chapultepec por la abundancia de langosta y chapulines que habitaban en la zona.

Esta “plaga” no desanimó a los viajeros, que empezaron a comerse las langostas quitándole las alas y las antenas. Al igual que los saltamontes, los diferentes indígenas de la zona, incorporaron dentro de sus platillos los gusanos, hormigas y algunas chinches.

Los primeros registros de los tacos de insectos datan desde la época de la conquista española en México, quienes al llegar a nuestras tierras se encontraron con sabores nuevos y platillos exóticos que nunca habían conocido.

Los insectos y las flores eran complementos alimenticios de la dieta indígena, su uso se pierde en el tiempo y el espacio. Sin embargo, algunos antecedentes quedaron plasmados en códices prehispánicos y en documentos históricos de la conquista y la colonización española. En dichas crónicas dan cuenta de la degustación de gusanos, insectos y larvas. (Velazquez, 2014, p. 2).

Viscosos pero sabrosos.

La recomendación nutricional invita a consumir estos productos de la forma más natural que se pueda para disfrutar de su verdadero sabor. Sin embargo, los insectos tradicionalmente se sirven secos, asados, fritos, en tamales o con salsas. La verdad es que el consumo de insectos suele estar relacionado directamente al mundo de los antojitos y en especial al de los tacos.

Si te gusta experimentar cosas diferentes, exóticas y deliciosas, estos son algunos de los “tacos extraños” más populares de México que no puedes dejar de probar:

Tacos de Chapulín

Tacos de chapulines:

Quizá el más común, sobre todo en los estados de Oaxaca y Morelos. Durante la época de lluvia los chapulines resultan una plaga que amenaza a las cosechas, por lo tanto comerlos resulta más que conveniente, también por su alta concentración de proteínas. Esta vieja tradición prehispánica sigue vigente aún el día de hoy.

Tacos de gusano de maguey:

Dicho gusano es una larva de mariposa que vive en las pencas del maguey y se alimenta de sus raíces. Es un alimento con alto valor proteínico de orígenes prehispánico que se encuentran comúnmente en zonas pulqueras*.

Tacos de escamoles:

Tacos Escamoles

Conocido como el caviar mexicano, los escamoles son la hueva de hormigas que construyen sus nidos principalmente en la base del maguey o de las nopaleras. Siendo que son sumamente agresivas y sólo se reproducen en una época del año, las convierte en un platillo muy preciado y caro.

*Pulque: Bebida alcohólica de alta graduación que se obtiene de la fermentación del jugo del maguey, muy popular en México.

Bibliografía:

Bernardo, Aja. (2013). La Tacopedia. México: Trilce.

Redacción. (2015). Los 10 tacos más exóticos de México. 11 Octubre 2017, de El Universal Sitio web: http://de10.com.mx/vivir-bien/2015/03/30/los-10-tacos-mas-exoticos-de-mexico

García Rivas, Heriberto. (1991). Cocina Prehispánica Mexicana. México: Panorama Editorial.

Velazquez Soto, Indolina, “Flores e insectos en la dieta prehispánica y actual de México”,http://www.alberto-peralta.com/e_books/Flores_insectos_dieta_prehispanica.pdf, (octubre 2014).

 

Tagged: , , , , ,
Compartir: