San Pedro y San Pablo Teposcolula, el pueblo mágico Oaxaqueño

Güerito si no has ido a San Pedro y San Pablo Teposcolula déjame decirte que te estas perdiendo de los mejores tamales, arquitectura y aguardiente.

El Pueblo Mágico San Pedro y San Pablo Teposcolula, en Oaxaca, fue el tesoro de la región mixteca, el cual durante la Colonia se consagró como el centro político y comercial más importante de toda la zona.

Los antiguos mixtecos llamaron al lugar «Teposcolollan», que significa «junto a la torcedura del cobre», por la explotación de ese metal durante la época prehispánica. En nahuatl el nombre es «Tepuscutlan»,término que proviene de la unión de las voces «tepuztli (fierro)», «colhua (torcido)» y «tlan (lugar)», lo que vendría a ser «lugar de los fierros torcidos» ( ah veda ).

Los dominicos llegaron en el siglo XVI, levantando edificaciones religiosas que hoy constituyen el principal patrimonio turístico. En 1986 la localidad fue declarada Zona de Monumentos Históricos y en 2015 fue elevada a la categoría Pueblo Mágico para potenciar el aprovechamiento turístico de su magnífica arquitectura y tradiciones.

 

Como les comentabamos, los frailes dominicos españoles se enamoraron de la abundancia de agua y tierras fértiles en Oaxaca y se establecieron en el territorio en 1541, comenzando poco después el Conjunto Conventual de San Pedro y San Pablo. Está formado por los espacios conventuales, la iglesia principal y la capilla abierta. La capilla abierta es única en América por las enormes proporciones de la edificación y del atrio, así como por su concepción para ritos al aire libre, representando un punto de encuentro entre la iglesia cristiana y los templos indígenas prehispánicos, se dice capilla abierta o de indios donde se realizaba la evangelización de los habitantes.

 

 

Algo que cautiva especialmente a quienes visitan este Pueblo Mágico oaxaqueño es su gastronomía, sus platillos típicos como el mole manchamantel, los chocholucos, los curados de aguardiente, también los chiles rellenos, el pozole espeso con hierbasanta y el mole amarillo y postres tan deliciosos como los revolcados de canela y las encaladas Para la bebida debes probar un curado de aguardiente o una agua de chilacayote.

 

 

 

También puedes visitar la Casa de la Cacica para conocer más de Teposcolula,  es un palacio donde habitó la última reina de los indígenas mixtecos. Es un recinto que sobresale por su singular hermosura, puesto que mezcla detalles estéticos españoles y prehispánicos. La construyeron en 1560 y sus cimientos son de bloques de mármol rosa, un material local extraordinariamente duro, pegados con un mortero fabricado con arena, cal y baba de nopal.

 

 

El 6 de agosto puedes disfrutar de la Danza de las Mascaritas

Surgió en 1877 en la Mixteca para ridiculizar al ejército franco-austríaco durante los festejos del primer aniversario de la victoria de las fuerzas de Porfirio Díaz en la Batalla de Nochixtlán, derrotando a unos invasores que se creían invencibles.

Los hombres salieron eufóricos a las calles, bailando unos con otros al modo francés, con disfraces de mujeres, al son de música de violines y salterios. La danza se hizo una tradición en toda Oaxaca, evolucionando en vistosidad con magníficos trajes de disfraces y máscaras, y la celebración del 6 de agosto en San Pedro y San Pablo es de gran colorido y alegría.

Así o más icónico este pueblo mágico, burlas, guerras, templos, monumentos y lo mejor, excelente comida.

Lánzate ya a conocer San Pedro y San Pablo Teposcolula y déjate caer con los tacos.

Compartir: