Las salsas más saludables

Las salsas más saludables

Todos amamos las salsas, pero siendo sinceros, la mayoría de nosotros tenemos agruras, acidez o irritabilidad en nuestros estomaguitos y esófago por culpa de estas delicias.

Pero sabías tu que hay ciertas salsas que no son tan dañinas para tu cuerpo.

*Sólo para dejar en claro, todas son saludables para el alma*

Aquí te nombramos 5 salsas que le harán mejor a tu cuerpo o simplemente no lo lastiman tanto.

 

Salsa de chile dulce.

Muy popular en la cocina asiática, especialmente en Tailandia, gracias a ese toque dulzón tan característico que reduce el impacto del picante en las papilas gustativas. Está elaborada con chile, azúcar, vinagre y ajo, una combinación que recuerda a la salsa agridulce, aunque con menos acidez. Es ideal para aderezar la carne, el pescado y el marisco, además de los platos típicos de dicha gastronomía como los rollitos de primavera o los distintos tipos de frituras. También se utiliza mucho para dar un sabor diferente a los sándwiches y hamburguesas más informales.

Salsa borracha. 

Este pilar de la gastronomía mexicana está hecho a base de chiles serranos, jitomates, cebolla, ajo y cilantro, y algunas recetas incluso le añaden cerveza clara. Este último ingrediente suele aportar un toque fresco y diferente a la salsa tradicional, que casa a la perfección con un corte de carne de res o cualquier ejemplar que pueda hacerse a la parrilla. El sabor de humo de leña y carbón, unido al picante de la salsa, te transportará a la tierra de los tacos y las enchiladas.

Salsa chipotle. 

El chipotle es un tipo de chile que se caracteriza por un sabor muy particular: ahumado. Esta variedad es un poco más suave que el resto y se utiliza para aderezar los platos de verduras, la carne de pollo y cerdo, o unos sabrosos camarones.

Salsa harissa. 

El condimento estrella de Túnez, presente en la mayoría de platos que conforman su recetario nacional. Cuscús, sopas, guisos, bocadillos e incluso pizzas… No hay receta que consiga eludir la presencia de esta salsa picante elaborada con aceite de oliva, ajo y especias como el cilantro, la alcaravea o el comino. Mucho cuidado, es una de las opciones más picantes.

Salsa sriracha.

Originaria de Tailandia y muy popular al otro lado del charco, principalmente entre los comensales estadounidenses, quienes la utilizan para dar sabor a las alitas de pollo, las papas fritas, las hamburguesas o incluso las palomitas. Sin embargo, esta salsa nació para acompañar al pescado y el marisco.

Sambal oelek.

Otra de las alternativas más picantes y arriesgadas, ya que su elaboración tradicional cuenta únicamente con los chiles habituales y un poco de agua y sal. De hecho, se utiliza el chile en su totalidad, incluidas las semillas. Recomiendan esta salsa en “guisos, curry, sopas, salteados, fideos y platos de arroz”. Además, es ideal para barbacoas, solo tienes que añadir “una cucharadita al adobo del pollo u otras carnes”.

 

¿Cuál de estas es tu favorita?

A que no sabías que estas salsas son las más saludables, ya ves que no solo se toma en cuenta el nivel de picante, sino también el método de preparación.

Recuerda que todo en exceso es malo, pero sigue disfrutando.

 

 Referencia: Alimente
Compartir: