Ciudad y naturaleza en un mismo lugar

Todos siempre tenemos ese amigo contreras que quiere hacer exactamente lo opuesto al resto de la bolita; si todos quieren ir al cine, el quiere ir al teatro, si todos quieren cenar tacos el quiere tamales y así nos vamos  y muchas veces no sabemos qué hacer.

Hay ocasiones cuando estás planeando tus vacaciones y sucede esto, es un martirio, o simplemente si tú no te puedes decidir qué tipo de destino prefieres, si una ciudad o algo más natural, aquí te traemos destinos en México donde puedes encontrar los dos lados de la moneda y ser muy feliz.

Ciudad y naturaleza en un mismo lugar:

Morelia

A dos horas de Morelia está la Reserva de la Biosfera de las Mariposas Monarca, para que te vuelvas loco con las miles de mariposas guerreras que verás a tu alrededor. Regresa tempra para poder darte una vuelta por Morelia y sus calles coloniales del siglo XVII y XVIII.

Ciudad y naturaleza

Ciudad y naturaleza

 

Durango

Esta ciudad también está repleta de atractivos históricos como su catedral, que se empezó a construir en el siglo XVI. Más en la nochecita puedes ir a darte un paseo por el Corredor Constitución, con varios restaurantes, tiendas y cafés. A una hora de la ciudad podrás llegar al imponente Parque Nacional Sierra de Órganos, un lugar en la frontera entre Zacatecas y Durando que tiene unas formaciones naturales que seguramente nunca antes habías visto.

 

Mahahual

Mahahual es un lugar en Quintana Roo con una onda hippie muuuuuy chida y alivianada. Tiene un malecón con hotelitos y restaurantes con mucho color y delicias del mar que te van a fascinar. Otra cosa increíble de Mahahual es que está a dos horas de la Reserva de Sian Ka’an. Ahí te podrás adentrar en la selva y descubrir muchas playas surreales y una que otra sorpresa (diiiicen que hay un barco cubano hundido que ahora está cubierto de coral y peces).

 

San Miguel de Allende

A unos 20 minutos del centro de San Miguel de Allende se encuentra El Charco del Ingenio, un jardín botánico y reserva natural que es casa de miles de cactus, suculentas y otras plantas en peligro de extinción. Después de darte unas vueltas espinadas, regresa a una de las ciudades más coloridas de México (ajá, estamos hablando de San Miguel) y disfruta de una tarde tranquila con tus cuates.

Guanajuato

Guanajuato no nomás es famoso por sus momias, amigos. El estado también es famoso por su naturaleza y su ciudad capital –que francamente es chidísima–. A un par de horas de la ciudad de Guanajuato está El Platanal… ¡UFA! Te va a dejar con la piel chinita. Después de visitarlo y mojarte las patas un rato, vete de retache a la ciudad para echarte unas buenas caminatas por callejones.

Linares

Linares es una ciudad que fue nombrada Pueblo Mágico recientemente, ¡ajúa! ¿Y sabes qué otra cosa es mágica en Linares? Sus dulces hechos con leche de vaca y de cabra… UF. Además de poderte dar unos buenos paseos por esta ciudad, a una media hora puedes visitar la Presa Cerro Prieto, donde puedes hacer pesca deportiva, camping, esquí acuático y muchos otros deportes de agua.

 

Huasca de Ocampo

Hablemos de Huasca y sus deliciosos pastes de mole y arroz con leche ¡UF! Pero también hablemos de sus casas coloniales y haciendas restauradas que te van a transportar a otra época. Antes o después de visitarlas, puedes ir a darte una vuelta por los prismas basálticos, que aunque no lo creas, son unas estructuras geométricas que se formaron por el paso del agua durante millones de años. Son considerados una de las maravillas naturales de México, así es que no puedes no conocerlos.

San Cristóbal de las Casas

A San Cristóbal le soooobran lugares para ver naturaleza. Y no te puedes perder el más imponente de ellos: El Cañón del Sumidero. Así es que vete a desayunar tempranito al mercado y luego zarpa en busca de sus paisajes increíbles. Regresa en la tarde a San Cris y échate unas chalupas sentado en alguna de sus plazas. Esa ciudad y sus alrededores verdes te van a cambiar la vida, créenos.

Mérida

Aaaay Mérida… con su Paseo de Montejo lleno de deliciosos lugares para tomarte un helado, y su catedral perfecta para ser un turista urbano. Peeeero no sólo eso, Mérida también tiene cenotes a tiro de piedra para que te vayas a echar unos chapuzones relajantes y cargarte de energía. ¡Que no se te pase el cenote Xlacah!

Campeche

La ciudad amurallada de Campeche no nada más tiene todo tipo de construcciones de colores que ofrecerte… ¡NO! Si te sales un poquito de su centro, vas a encontrar algunos de los lugares naturales más chidos que tiene México. Tal es el caso de Celestún (para que vayas a ver flamingos buena onda) , que queda nomás a dos horas y media de ciudad Campeche… o sea que sí vas a tener que madrugar un leve.

Cómo te quedó el ojo con todas estas opciones para tener lo mejor de ambos mundos en un mismo lugar.

Acuérdate que siempre se puede, en México tenemos de TODO y todos los tacos que te imagines.

Fuente: BuzzFeed

Compartir: