Cemita, la torta ancestral

No hay nada más característico en Puebla que una cemita, es el ícono gastronómico de este hermoso estado y aceptemoslo, es delicioso.

Pero a ver güero, ¿qué tanto conoces a las cemitas realmente?

Pues ahí te va un poco de historia, la cemita es hija de dos variedades de pan que durante la Colonia eran entregadas en tributo a la Corona Española por la ciudad de Puebla: un bizcocho de sal, que era largo y duro; y unos panecillos o galletas huecas muy parecidas al pambazo francés.

Los dos panes fueron creados especialmente para conservarse y ser consumidos muchos días después por los largos viajes de navegación a España y Filipinas. Se hacían con distintas clases de harina provenientes de Atlixco, desde entonces el “Granero de México”, municipio que junto con Puebla, San Martín Texmelucan, Cholula e Izúcar de Matamoros conserva la tradición de la cemita.

El nombre es por la relación que tiene con el pan sin levadura judío, la semita..

En esa época las cemitas se preparaban en casa y se rellenaban con papa, frijol y nopal, porque la carne de res, pollo o cerdo eran inaccesibles para los obreros y artesanos.

El primer establecimiento de venta pública apareció en el Mercado Victoria con una nueva receta: pata de toro a la vinagreta con camas de pápalo, cebolla y chiles en vinagre serrano o chipotle.

(Hoy en día se ve así el Mercado Victoria)

 

El nuevo relleno tuvo un gran éxito comercial y pronto se le agregó aguacate pa’ que no este tan duro el pan, además de un chorrito de aceite y sal.

Después llegaron los rellenos con carne de res, pollo, queso, quesillo y carnitas, pero esos se comen más en Izúcar de Matamoros, sólo que ahí se les llama semivolcanes.

Por su parentesco también con la torta chilanga y la ahogada (tapatía), la cemita forma parte de la identidad gastronómica de Puebla, que paulatinamente está ganando mercado en el consumo de las clases medias y altas, con los güeritos burgueses pues.

Cómo te quedó el ojo, a que no sabías que la cemita es taaaaan antigua.

Déjanos en los comentarios dónde compras tus cemitas favoritas.

 

Compartir: